“FATIGA Y CÁNCER”, por la Dra. Silvia Inés Scalbi.-

La Dra. Silvia Inés Scalbi es Especialista en Oncología Clínica, Miembro de la Comisión Directiva de la AOR (Asociación de Oncología de Rosario), Miembro de la AAOC (Asociación Argentina de Oncología Clínica), Médica Oncóloga del Hospital Zonal General de Agudos San Felipe de San Nicolás, Médica Oncóloga de ITRyOM San Nicolás (Instituto de Terapia Radiante y Oncología Médica) y Médica Oncóloga en Grupo Gamma – Sanatorio Los Arroyos y Centro Médico Las Vertientes. 

14446333_10209162009081300_39524323_o

¿Qué es la fatiga relacionada con el cáncer?

La fatiga relacionada con el cáncer es una sensación persistente de cansancio o agotamiento físico, emocional o mental debido al cáncer propiamente dicho o a su tratamiento.

A diferencia de otros tipos de fatiga es la sensación de agotamiento que no se va con el reposo.

Tener en cuenta que este tipo de fatiga:

  • Causa problemas con el funcionamiento habitual de la persona.
  • No refleja su nivel de actividad.
  • No mejora con el descanso.

Por lo general, las personas que se realizan tratamiento para el cáncer experimentan fatiga, algunas por meses y a veces años después de finalizar su tratamiento.

Si la experiencia de fatiga es importante debe hablar con el médico tratante ya que de no solucionarlo puede hacer que la persona evada o deje el tratamiento.

También puede afectar negativamente todas las aéreas de la vida, incluyendo la salud mental y física, y las relaciones personales y laborales:

  • Actividades cotidianas
  • Pasatiempos y actividades placenteras
  • Relaciones sociales
  • Estado de ánimo y emociones
  • Desempeño laboral
  • Sensación de bienestar y sentido de gozo
  • Actividad hacia el futuro
  • Capacidad para sobrellevar el tratamiento
¿Qué causa el cáncer en relación a la fatiga?

La mayoría de las personas que reciben tratamiento de quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia o cirugía experimentan fatiga.

Esta fatiga puede ser causada por un bajo nivel de glóbulos rojos en la sangre, llamado anemia, o por niveles altos o bajos de hormonas en la sangre.

Efectos adversos relacionados con la nutrición, tales como pérdida de apetito o gusto o deshidratación pueden resultar en fatiga, así como también la falta de ejercicio físico. Ansiedad o depresión son las causas psicológicas más comunes. El dolor, estrés, perdida del sueño, medicamentos y otras condiciones médicas pueden también  causarla.

En pacientes con cáncer avanzado la fatiga puede ser un síntoma severo, en el contacto con otros síntomas de la enfermedad avanzada la fatiga puede resultar en pérdida de energía, letargo y deterioro de la función mental.

Etiología multifactorial de la fatiga:

etiologia-de-la-fatiga

¿Cómo se diagnostica la fatiga?

El médico oncólogo tendrá en cuenta varios factores para el diagnóstico ya que puede tener más de una causa.

Debe realizar una evaluación minuciosa de la salud emocional y calidad de vida. Preguntará acerca de su nivel de fatiga durante el tratamiento y la recuperación. Deberá observar varios factores:

Antecedentes de la fatiga:

  • Qué tan grave es, según la escala del “0 al 10” desde “Sin Fatiga” hasta “Fatiga Extrema”.
  • Cuando comenzó.
  • Cuánto dura.
  • Cuando se siente más cansado/a.
  • Qué la mejora o empeora.

Cambios en la salud relacionados con el cáncer

  • Realizar pruebas de laboratorio y otros exámenes para buscar las causas relacionadas con el cáncer, como empeoramiento, disminución o reaparición del cáncer después del tratamiento.

Otras afecciones médicas

  • El médico hace preguntas o recomienda pruebas para saber si otra afección médica es la causa de la fatiga.
¿Cómo es tratada la fatiga en relación al cáncer?

El primer punto importante en el manejo de la fatiga es el tratamiento de alguna condición médica que la esté causando o empeorando, tal como dolor, depresión o ansiedad, perdida del sueño, una pobre nutrición, anemia, el tratamiento del cáncer (quimioterapia, radioterapia, cirugía, inmunoterapia),  o alguna otra afección médica.

Si la causa no es conocida, se podrían utilizar varios métodos para reducirla o manejarla, como permanecer físicamente activo o aumentar el nivel de actividad tal como una caminata, en la medida que sea posible rápida, ciclismo o natación 2 o 3 veces por semana e incorporar en lo posible sesiones de entrenamiento de fuerza.

El tratamiento puede incluir enseñar al paciente maneras de aumentar la energía y hacer frente a la fatiga de la vida cotidiana.

Es más probable que se cumpla con un plan de ejercicios si se elige un tipo de ejercicio que permita disfrutarlo.

El quipo de salud puede ayudar a planificar el mejor momento y lugar para realizar ejercicios y su frecuencia. Los pacientes pueden necesitar empezar con una actividad liviana durante periodos cortos y agregar de a poco mas ejercicios. Se sabe que los ejercicios se pueden realizar sin riesgo durante y después del tratamiento del cáncer.

Los ejercicios para la mente y el cuerpo – reiki, taichí y yoga – pueden ayudar a aliviar la fatiga. Son ejercicios que combinan actividades como movimiento, equilibro y respiración controlada con actividades espirituales como la meditación.

Es útil crear un plan de actividad y de descanso con un programa de horarios regulares, ayuda a aprovechar al máximo la energía de un paciente.

Los siguientes hábitos de sueño pueden ayudar a reducir la fatiga:

  • Acostarse en la cama sólo para dormir.
  • Hacer siestas de 1 hora como máximo.
  • Evitar el ruido cuando se duerme.

Los pacientes con cáncer no tienen que intentar realizar demasiadas actividades. Los profesionales de la salud tienen que informar acerca de servicios de apoyo para ayudar a cumplir  con las actividades y responsabilidades de la vida diaria.

La fatiga comúnmente es un problema para algunos pacientes meses o años después de terminado el tratamiento, por eso es importante continuar visitando a su médico una vez finalizado el tratamiento.

Preguntas para realizarle a su médico

 

*¿Qué puedo hacer para prevenir la fatiga?

*¿Qué es lo que causa mi fatiga?

*¿Cuándo finalizará lo que causa mi fatiga?

*¿Existe medicación que pueda ayudar a tratar mi fatiga?

*¿Existen opciones no convencionales que puedan ayudar a manejar mi fatiga?

*¿Qué estrategias puedo usar para reducir o manejar mi fatiga?

*¿Existen trabajos clínicos relacionados con la fatiga en los que se pueda participar?

*¿Cuál es la diferencia entre fatiga y depresión?

*Si experimento ansiedad o depresión: ¿Existe algún profesional que pueda ayudarme?

*¿Quién puede ayudarme a realizar un programa de ejercitación saludable?

*¿Quién puede ayudar con una adecuada nutrición?

La comunicación regular con su médico oncólogo es importante por lo cual la recomendación es continuar realizando visitas y controles indicadas para cada caso en particular y de por vida.

Guardar en favoritos el texto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *